Festival VEU|Sokolov
  • Sokolov
  • 09/03/2016

Reseña “Señoras que fuman” por Juan Vitoria

Reseña “Señoras que fuman” por Juan Vitoria 09/03/2016

No estamos demasiado acostumbrados a la irreverencia en el mundo de la independencia pop; la mayoría de músicos que la emplean como arma arrojadiza se sumergen en terrenos agresivos y, en la mayoría de los casos, poco proclives a ejercicios de arte sónico.
Cuando conocí a Sokolov no supe a ciencia cierta de dónde venían ni hacia dónde iban, eran demasiado provocadores, incluso jugaban con lo sórdido en su imaginería visual, pero confieso que me atraparon al instante. Sus conceptos cinematográficos, entre el surrealismo de Buñuel y la astracanada de Berlanga, me dejaron perplejo y agradablemente confundido.
Porque este dúo formado por dos personajes multidisciplinares, artísticamente hablando, es tan transgresor como melódico. Sus canciones están aromatizadas por escenas tan cotidianas como sublimes, tan socarronas como sexuales, tan pictóricas como ácidas. Son un grupo (ya, vale, antes he dicho que proceden de una dupla de creadores, pero todo se expande) que no puede dejar indiferente a nadie. Su puesta en escena, tan falta de ortodoxia como banda de rock, es un aliciente que les determina y les coloca como algo irrefrenablemente original.
A mi siempre me ha parecido un handicap su procedencia; ellos, que son necesariamente crueles con toda la basura política, religiosa y social que ha poblado de inmundicia València, hubiesen tenido una suerte descomunal si fueran de otro lugar, creo que se les habría tomado más en consideración. En fin, eso son elucubraciones que tampoco proceden ahora mismo.
Lo que sí es de agradecer es su constancia como creadores natos, su nueva vuelta de sección en “Señoras que fuman”, tercer trabajo de Sokolov y tercera diana en la vesícula del aburrimiento en el rock. Sí, ellos son casi todo menos aburridos, por lo menos son sorprendentes, nuevos, ingeniosos, disfrutan de herencias psicodélicas, resuelven sus melodías con letras emponzoñadas de veneno y ciertamente perturbadoras, además de ser visualmente impecables, eróticos, marcianos y guapos.
Ahora escucha el disco y no dudes que vas a tener que tomar una dosis de tranquilizantes, te va a dejar bastante nervioso. La reflexión te acabará llevando a la conclusión de que son magníficos.
Ah, se me olvidaba… les adoro.

0 Comentarios

Artículos recientes

  • Crónica del concierto del Sonorama Ribera 2017 por MariskalRock.com

    Leer más
  • Cómo se hizo el videoclip “Señoras que fuman” (Producciones El Sr. Blanco)

    Leer más
  • Reseña “Señoras que fuman” en Sonic Wave Magazine por Txema Mañeru

    Leer más